ACOSO SEXUAL UN COMÚN EN TODA LA INDUSTRIA DE LA MÚSICA EN EL REINO UNIDO

Uno de los flagelos que ha estado presente de manera soterrada durante muchos años y que de a poco ha comenzado a salir a la luz con mucha fuerza y gracias a los movimientos sociales y la visualización que se le ha dado, ha dejado de ser un tema secreto y oscuro. Hoy son muchos los casos que se conocen y se denuncian.

En este aspecto se han trazado diferentes estudios que indican que casi la mitad de los músicos (48%) ha sufrido acoso sexual en el trabajo, según una investigación del Sindicato de Músicos (MU) del Reino Unido.

La investigación fue difundida hoy por la Confederación de Sindicatos de Inglaterra (TUC, por sus siglas en inglés), a la cual pertenecen más de 50 sindicatos.

Según el sindicato, es «alarmante» que más de cuatro de cada cinco (85%) víctimas no hayan denunciado el acoso.

Detalló también que el 61% de los músicos consideraron que corren más riesgo porque trabajan por cuenta propia.

Sólo uno de cada cinco (19%) dice que los contratos en los que trabajan incluyen políticas o procedimientos para tratar los incidentes de acoso sexual.

Con el 90% de sus miembros trabajando como autónomos, la Unión Europea pidió al gobierno británico que amplíe las protecciones relativas a la discriminación y el acoso de la ley de igualdad de 2010 a los trabajadores autónomos para que estén protegidos como el resto.

El sindicato está convocando además a la sociedad para que firmen un petitorio que busca una legislación más fuerte para proteger a los trabajadores autónomos del acoso sexual.

«Estamos al tanto de demasiados casos de músicos talentosos, en particular de artistas jóvenes o emergentes, que abandonan la industria debido al sexismo, el acoso o el abuso sexual», advirtió la vicesecretaria general de MU, Naomi Pohl.

Dijo que muchas veces los músicos son incapaces de hablar porque las consecuencias para su carrera o su vida personal son devastadoras.

Explicó que en la mayoría de los casos que conocen, «la víctima termina dejando el lugar de trabajo o la industria y hay muy pocas consecuencias para el acosador».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *