Diferencias entre el uso de cannabis medicinal y fumar marihuana

La ciencia ha ido evolucionando a la par de la sociedad, muchas de las nuevas aplicaciones medicinales que se comienzan a utilizar tienen que ver con el descubrimiento y también en gran parte con diferentes barreras y prejuicios que se imponen en algunos casos por desconocimiento.

En este sentido la medicina también ilumina un debate acerca del uso y el abuso que pueden generar diferentes consumos.

Está comprobado que el consumo de cannabis medicinal, en el tratamiento de ciertas enfermedades, ha sido uno de los paliativos para que las mismas puedan ser sobrellevadas de una manera distinta.

Sin embargo, no es igual al consumo de la marihuana, ya que el primero de los mencionados contiene muchos cannabinoides, que son utilizados en diversas formas, siendo una terapia para el tratamiento, por ejemplo, de la epilepsia, el autismo, el dolor oncológico y no oncológico y la espasticidad, entre otros.

En cambio, fumar marihuana es distinto ya que además de contener concentraciones variables de THC, cuenta con 400 tóxicos más dentro del humo, lo que impacta negativamente tanto en el cerebro como en el resto del cuerpo.

¿Fumar marihuana o consumir cannabis?

Alejandro Andersson, médico miembro de PROCANNT (Profesionales de la Salud por el Cannabis Terapéutico), afirmó que «el paciente medicado con cannabis no tiene las consecuencias médicas negativas y perjudiciales para su salud que tiene aquella con consumo problemático de cannabis, tabaquismo, alcohol y otras sustancias».

Por su parte, su colega especialista en adicciones, Guido Bergman, indicó que es por ello que “el hecho que sea legal la utilización del aceite de cannabis para uso medicinal, no significa que fumar marihuana esté exento de riesgos y que sea la manera de paliar los síntomas de alguna enfermedad”.

“Es necesario remarcar que existen algunos aceites de marihuana con alto contenido de THC, pero que no son considerados terapéuticos», afirmó finalmente Bergman sobre el nuevo tratamiento para algunas de las enfermedades mencionadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *